lunes, 30 de septiembre de 2013

Tips de azafatas para vuelos

Cuando era chica, una de las tantas profesiones que quería para mí (deseaba ser astronauta, paleontóloga, azafata, arqueóloga, veterinaria..., en fin, me terminé recibiendo en la Facultad de Farmacia y Bioquímica por uno de esos caprichos de la vida)  era la de azafata. Me parecía perfecto volar y conocer muchos lugares, estar siempre viajando, es más, viajar ¡¡¡y que me paguen por hacerlo!!!
La primera vez que me subí a un avión, fue a los 17 años. Obviamente no esperaba que el viaje fuera placentero, debido a mi historial de mareos en colectivos (autobús), y de hecho no lo fue. Obviamente, no era la carrera para mí, por mi bienestar y el de los pasajeros, claro, quién quiere ser atendido por una azafata que se bambolea mareada por los pasillos del avión????
Un día de casualidad dí con el blog de una azafata, y empecé a leer las anécdotas y los tips que mejor le funcionan para hacer su trabajo. Debo decir que me sorprendió mucho lo difícil que sería hacer este trabajo sin una vocación firme, puesto que además de un entrenamiento en muchas áreas que desconocía, también se necesita tener el don de servicio, ese don que hace que sólo algunas personas puedan lidiar día a día con mucha gente sin perder la cabeza. Además de leer sus anécdotas, las lindas y las de terror, apunté cuanto consejo leía para aprovechar al máximo un viaje en avión, o mejor dicho, para pasarla lo mejor posible.

*Valija y ropa: Viajeras ultra livianas por excelencia! Y siempre de punta en blanco, bien maquilladas y bien vestidas. Qué llevan en su valija? Como dije en un post anterior, poca ropa, cómoda, combinable y para todos los climas.

*Tanto la dueña de ese blog, como otras ex azafatas de otros blogs, coincidieron en que siempre llevan una bikini (o traje de baño), ya sea por si pinta para la playa, como si por esas casualidades, el hotel tiene una pileta.

*Como ellas también se ven afectadas por el peso del equipaje, tratan de llevar lo menos posible, pero aquello que llevan sirve para múltiples propósitos. Por ejemplo, las toallitas o protectores diarios femeninos (limpios, no hace falta aclarar, no?)  las utilizan tanto como un algodón para sacarse el maquillaje, como para cubrirse alguna herida, y, lo más sorprendente, las usan de plantillas acolchonadas en los zapatos, ya que deben estar paradas la mayor parte del tiempo.

*todas coincidieron en que es fundamental la hidratación, tanto de la piel como del cuerpo en general. Mucha agua, mucha crema, mucho bálsamo para labio.

*Para hidratar la piel, también utilizan agua termal (esas que se venden en aerosol en las farmacias o perfumerías) o mejor aún (por la cuestión de no llevar tanto envase con líquido) las toallitas refrescantes para la cara, esas que se suelen vender en un sobre de 20 o 25 unidades.

*Para las piernas cansadas, utilizan cremas específicas o gel frío, de esos que también se venden en farmacias o perfumerías. Digamos que un pasajero no pasa tanto tiempo parado como una azafata, pero también se nos pueden hinchar o adormecer las piernas de tanto estar sentados.

*en un par de blogs ví que les llama mucho la atención los pasajeros (generalmente mujeres) que van vestidas con ropas ajustadas, con botas altas, con ropa totalmente incómoda... Todas recomiendan ropa amplia y cómoda. Incluso si viajaras por trabajo, y tuvieras que bajar del avión totalmente presentable, se puede optar por algún atuendo liviano, elegante, y cómodo.

*el calzado, siempre que sea fácil de sacar, flojo, sin tanto cordón ajustado o cierre alto.

*muchas llevan en su estuche de mano un spray de menta o caramelos de menta para el mal aliento. Esto vale tanto para los pasajeros como para las azafatas.

*trucos para el dolor de oído. Acá copio y pego porque no quiero que se malentienda por un error al transcribirlo:
"Dentro de un par de vasos de plástico (uno dentro del otro) hay que meter unas cuantas servilletas que se empaparán completamente con agua hirviendo de la cafetera o del hervidor. Con el culete de otro vaso de plástico aplastáis las servilletas bien para sacarles todo el agua y os ponéis el vasito en la oreja, de manera que el vapor que emana de las servilletas hirviendo penetre en vuestro oído. Cuanto más caliente lo aguantéis mejor, ya que el vapor hará que se ablande la mucosidad y el oído pueda descomprimir el aire alojado más facilmente".

El mes pasado fui al otorrinolaringólogo a hacerme un chequeo y a sacarme muchas dudas que tenía con respecto al dolor de oídos en los aviones. Obviamente le pregunté por esto, y me dijo que si bien el procedimento es correcto, no es algo que nos alivie de inmediato, digamos que la disminución del dolor casi no se siente.A mí particularmente me dio un spray nasal para empezar a usarlo como terapia pre viaje, para descongestionar, más o menos tres días antes de volar. Aclaro: casi siempre estoy congestionada, no importa la época del año ni si estoy resfriada. Probablemente sea la alergia al polvo, y, como polvo hay en todos lados, estoy siempre con la nariz tapada.

*Otro consejo que leí y me gustó:
"Siempre llevo una sábana en el equipaje (barata, vieja, como para dejarla ahí) para la playa. Las razones? no ocupa mucho lugar (menos que un toallón seguro!), la arena no se pega tanto como en una toalla, es más grande que una toalla (dos personas entran en una tamaño twin) y podés dejar tu toalla normal para secarte y usarla de almohadita".

¿qué tul?



                                                                 http://icons.iconarchive.com/icons/aha-soft/free-large-boss/128/Captain-icon.png

2 comentarios:

  1. El blog de diario de una azafatas está muy bien, lo sigo de hace años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son geniales y suelen tener consejos muy buenos!

      Eliminar

Dejá tu comentario!! (psst, you can leave your comment in english too!!)